AOKIGAHARA - "El bosque de los suicidas"


"La vida es un regalo de tus padres. Por favor, piensa en tus padres,hermanos e hijos. No te quedes dentro, habla sobre tus problemas"

     Ese es el lema que versa en el cartel de la entrada del bosque AOKIGAHARA.
     

     Reconozco que este articulo es bastante duro. Quizás el mayor impacto lo cause el tema del que se habla: "el suicidio". Ocultado en los medios de comunicación, las familias que lo han sufrido en alguno de sus miembros o amigos, tachado en la religión...


     En Japón, a los pies del famoso monte Fuji, se encuentra el bosque AOKIGAHARA. Años atrás, las familias pobres abandonaban allí a sus hijos o ancianos cuando ya no podían hacerse cargo de ellos. Anteriormente, fueron los samurais quienes morían de esta forma.


     Pero es desde el siglo pasado, cuando el escritor Matsumoto narra un suicidio en dicho bosque, y más actualmente se vuelve a dar relevancia a este tipo de práctica en este lugar por un autor que crea una guía para el suicidio recomendando este bosque. Desde entonces, se encuentran unos cien cadáveres al año en batidas realizadas por cuidadores del bosque.


     En diversos documentales se puede tener una visión más completa sobre "El bosque de los suicidas". Uno de ellos, es el que se puede ver en:


http://www.20minutos.tv/video/eisBFSY8-el-bosque-de-los-suicidas/0/


     El tratamiento psicológico es efectivo y aconsejable en la mayoría de las ocasiones, tanto en la persona que se plantea el suicidio como alternativa, como para los familiares en el caso de que el mismo haya sido consumado. El trabajo llevado a cabo es en muchos aspectos diferente al de un duelo normal, debido a que se han de manejar emociones y pensamientos que en el caso de un duelo más normativo no suelen aparecer.


     Existen muchos mitos relacionados con este tema, pero el más importante y que es necesario desmentir es el siguiente: "El que se quiere suicidar, se suicida. Si avisas son llamadas de atención". Hay que decir que en todos los casos, la persona que sufre y se plantea el suicidio pide ayuda de diversas formas, unas más evidentes que otras, ya que es una alternativa que no se forma de la noche al día. 

   

    Además, aunque se trate de una llamada de atención, se trata igualemente de una petición de ayuda, aunque sólo sea porque como dice el refrán: "quién juega con fuego se termina quemando". Por lo tanto, cualquier aviso en este sentido debe ser tomado en consideración y buscar la ayuda necesaria en cada caso.