El psicólogo en un gabinete multidisciplinar


La labor del psicólogo de gabinetes privados donde trabaja en equipo con profesionales de distintas áreas es realmente amplia.

Por un lado, debe cubrir los casos que acuden al centro con una demanda clara de terapia o asesoramiento psicológico. De esta manera se realiza una primera entrevista con el fin de recabar información sobre la situación actual y pasada del paciente, y de conocer cuáles son sus objetivos al acudir al centro. Una vez elaborada la historia clínica y personal y definida la demanda del paciente se proponen objetivos a corto, medio y largo plazo que se irán trabajando a lo largo de las sesiones. Será muy importante establecer una relación de confianza y entendimiento entre terapeuta y paciente para garantizar, con mayor probabilidad, los resultados de la terapia.

Por otro lado, el psicólogo puede recibir casos a petición de alguno de sus compañeros. En este caso Logopeda o Fisioterapeuta.

* Las demandas más comunes recibidas por los compañeros Logopedas son referentes a pacientes con dificultades de aprendizaje, déficit de atención con o sin hiperactividad, técnicas de estudio, asesoramiento psico-educativo a padres, déficit en habilidades sociales, retraso mental, altas capacidades, mutismo selectivo… En este caso, los pacientes no han solicitado de manera explícita atención psicológica, por lo que realizando una previa reunión entre profesionales y paciente o tutores, se justifica una derivación hacia la atención psicológica o se realiza una propuesta de trabajo conjunto por parte de ambos profesionales. Si se opta por la segunda opción serán ambos profesionales los que, de manera coordinada, elaboren un plan de intervención con objetivos generales y específicos de cada área.

* Por otro lado, existen demandas de intervención por parte de los profesionales de la Fisioterapia, quienes detectan problemas de estrés y ansiedad reflejados en contracturas y problemas

musculares. De esta manera, el psicólogo procurará indagar acerca de sintomatología ansiosa, depresiva o relacionada con otras psicopatologías.

Por último, destacar otro tipo de pacientes que acuden al centro con una demanda generalizada donde se encuentran afectadas funciones motoras, cognitivas y de lenguaje. Este es el caso de niños con retraso madurativo, niños y adultos con problemas neurológicos o síndromes, ACVs, demencias, afecciones generalizadas por ICTUS, traumatismos…

En estos casos el trabajo en equipo es primordial y se realiza desde el minuto uno. Cada profesional realiza una valoración especializada en su área y a continuación se exponen los resultados con el resto de profesionales. Una vez se han constatado las funciones afectadas y preservadas se elabora un plan de intervención conjunto donde los objetivos a alcanzar son por un lado específicos de cada área y por otro generalizados de todas ellas. Una vez que se comienza a intervenir, el psicólogo en concreto deberá solicitar a sus compañeros Logopedas y Fisioterapeutas que trabajen en aquellas funciones que serán necesarias para facilitar el trabajo psicológico y viceversa.

En este ambiente de trabajo cada profesional deberá respetar y valorar la función de sus compañeros, así como coordinarse de manera adecuada para que el paciente se encuentre informado, atendido y satisfecho con el servicio recibido.