El psicólogo en los recursos sociales

 

      Es a finales de los 70 y primeros 80 cuando, al albor de la Democracia y como consecuencia de los cambios sociales se comienzan a desarrollar los Servicios Sociales.


     Si bien al principio la figura del Psicólogo no es muy común en los Equipos multidisciplinares pero con el tiempo y con el auge y avance legislativo se ha ido haciendo personal necesario en todos los Equipos, poco a poco se ha ido legislando con el fin de construir un Sistema que garantice las necesidades básicas de los ciudadanos y así , paralelamente, ha ido creciendo el papel del Psicólogo de la Intervención Social, un papel que se diferencia de la práctica desarrollada en otras áreas, un rol que no es el mismo que desarrolla en su ejercicio en Clínica, Forense o Laboral.

     Entre las funciones diferenciadoras e idiosincráticas que destacan este perfil laboral están:


Atención directa.- intervención directa con la población diana de los Servicios para la evaluación, orientación y solución de problemas de forma individual o colectiva.


Asesoramiento.- intervención indirecta, al Asesor u Orientador, que estén en contacto con la población a la que vaya dirigida la acción.


Dinamización comunitaria.- el Psicólogo con ello persigue una mayor conciencia de Comunidad y la dinamización del potencial de recursos (Promoción de movimientos asociativos).


Investigación.- se trata de poner sus conocimientos al estudio de un campo de acción cambiante y con un enorme potencial.


Planificación y Programación.

Evaluación de Programas.

Dirección y Gestión.


Formación.- esta faceta, quizás, la más común con otros campos en la cual se diseñan y realizan todo tipo de actividades formativas de las que el Psicólogo participa directa o indirectamente.


     En definitiva el Psicólogo de Servicios Sociales debe adaptarse a las demandas de la Sociedad desde una perspectiva de absoluta flexibilidad y disponibilidad para los miembros de la Comunidad. Así como la integración en un Equipo Multidisciplinar que desarrollara unos objetivos claros desde un reparto de funciones diferenciadas y pertinentes.